El Mejor “Almacén” en Tiempos de Tribulación

La mayor prueba que el Hombre tiene en tiempos de suscitación es prueba para sí mismo, probarse en su calidad de Fe. La fe no es creer, la fe es un Centro Vital, una energía superior que mueve aquello que no es posible comprender o hacer solo con la razón o la emoción.
Si somos Seres de Fe en un Dios Vivo, Cristo Jesús, y esa es nuestra roca en donde construimos toda nuestra existencia porque nos asumimos como seres espirituales cuan fuente superior; entonces todo remecimiento del cosmos, de la naturaleza, de nuestra existencia terrenal como la enfermedad, la vejez y la muerte, no podrá hundir nuestra casa. Eso es la Fe Viva.
Si somos seres de Fe Viva todo acontecer será una oportunidad para ir a nuestro centro vital, nuestro espíritu, y desde allí reflexionar preguntándonos el para qué y no el por qué; qué debo tener presente y cambiar, dónde he puesto mi Ser, qué está pasando más allá de lo particular. Profundizando la reflexión sobre el correcto modo de conducirnos en esta vida, reordenando las prioridades de acuerdo a un deber: “la trascendencia”, pasando por poner orden en cada aspecto de la vida. Esta reflexión será una oportunidad para plasmar lo finito de esta existencia y su rol e inducir la toma de conciencia para liberar a nuestro Espíritu a objeto que se cumpla su divina tarea de Gobernar al Ser y reconducirlo al Padre por medio de Cristo.

Oraremos en recogimiento para fortalecer la Fe, la Confianza y en paz abrirnos en inocencia (sin intención), pidiendo con Humildad que el Espíritu Santo nos ilumine para escuchar su Voz que todo lo sabe.

Quien tenga Fe Viva tendrá este encuentro permanentemente como una necesidad de fortalecer su Espíritu. Así, tendremos una fuente de alimento perenne: la Sabiduría, la Paz y la Verdad para enfrentar toda suscitación, dificultad o decisión, sea que provenga de lo externo o de aquella conmoción que ocurre a todo Hombre en lo más íntimo y silencioso. He ahí el verdadero “almacén”, al cual nunca tendrá acceso el ser de maldad, el saqueador, sino solo quien tiene una visión y una necesidad espiritual.

Debemos estar atentos para no caer en la trampa de estar “muy ocupados” o agitados con el vaivén del mundo que va creando el enfermizo apego a la materia, a las relaciones, a las dependencias emocionales y que exige y distrae hasta acallar la Voz Interior y apagar la Luz del Espíritu, expulsando a Cristo cuan Dios Vivo de nuestra existencia y relegándolo a un plano secundario y a quien recurro sólo cuando se vive el agobio. ¿Es eso fidelidad a Dios?. Nunca sea la fe un acto formal, y sin conciencia… eso no es Fe verdadera, es creencia o esperanza que nada mueve y nada sostiene.

Acudamos siempre a nuestro Centro Vital; Cristo mora allí en nuestro Espíritu, Él es la roca que nos da la mayor seguridad para cimentar lo que somos en Verdad. Después de terremotos, tsunamis, tempestades, enfermedades, pérdidas…etc., siempre vendrá la luz y la paz que ilumina y reconforta al que no olvida y construye su casa en la roca, Cristo Dios, Chen, Lo Suscitativo, La Conmoción, El Trueno, como le llamaron los ancestros orientales.Cristo y los chinos

A nuestros amigos y amigas, familia y compañeros de labor compartimos esta reflexión junto con algunos pasos prácticos para tener presente en tiempos de aflicción y tribulación.

Pasos prácticos a seguir en estos tiempos de excepción: 
1. Mantener la calma
2. Velar por la seguridad de los nuestros: Ante terremotos, ubicarse en lugar seguro, tener claridad de vías de evacuación, estar organizado con otros (familia, vecinos) para transporte y traslado en caso de ser necesario ir a un lugar seguro.
3. Tener a mano una mochila con cosas básicas: linterna, pilas, agua, papel higiénico, libreta con teléfonos, dinero en efectivo, dulces, medicamentos, llaves de casa y auto.
4. Tener una cápsula de emergencia (mercadería no perecible) para unos días, en un lugar al que se pueda acceder con facilidad al momento de la salida.
5. Mantener las comunicaciones habilitadas (celulares cargados y con minutos).
6. Mantener una visión serena y clara (visión espiritual)
7. Después de tener lo básico asegurado, disponerse a la solidaridad, ayudando a la organización de la gente para que prevalezca la cooperación y la buena voluntad.

Fortalecidos en la Fe, conscientes que vivimos tiempos de tribulación y que nada es casual y todo obedece a un Plan Superior para que el Hombre alcance plena conciencia de lo que Es, un Ser Espiritual, cuyo propósito debe ser la trascendencia bajo la guía de Cristo, el Verbo de Dios Padre.

Sin Deudas ni Deudores

“Por tanto, si traes tu ofrenda al altar y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar y ve, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces vuelve y presenta tu ofrenda.”

Mateo 5, 23-24 (de las ‘Bienaventuranzas’)

“Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores, y no nos dejes caer en tentación y líbranos del Mal.”

Mateo 6, 12-13 (de Oración ‘Padre Nuestro’)

reflexiónSin duda existen episodios en nuestra vida que nos dejan atados a situaciones que no nos permiten caminar libremente, o avanzar sin sentirse dependiente de personas o hechos que nos han producido gran dolor. Una falta grave, un daño imborrable o irreparable, un hecho muy violento, una herida muy profunda… que sin duda no puede ser borrada con el sólo paso del tiempo, o con la lejanía de los hechos y sus protagonistas, o con el intentar no recordarlo más.  Caminamos por la vida con esta cruz amarrada a nuestras espaldas sin saber cómo liberarnos; y basta un simple hecho o recuerdo para que sea gatillado en nosotros el recuerdo de ese episodio doloroso que aún está latente en nuestra memoria y en nuestro corazón… y que hoy se manifiesta tan vigente como el día en que ocurrió.

¿Qué podemos hacer entonces para liberarnos de esto?: ¿acaso dejarnos llevar por lo que sentimos en nuestro corazón o por lo que nuestros instintos nos dictan, o quizás los soportamos hasta el final de nuestra vida en donde creemos que todo será borrado? ¿O confiamos en Cristo, Quien nos entrega el portento del Arrepentimiento y Perdón para liberarnos de verdad y definitivamente de tales Deudas y Deudores?

Optar por lo primero implica permanecer justamente allí donde el Mal quiere que estemos, porque es justamente el Demonio quien nos tienta a justificar todo acto de venganza o de propia culpa que creamos justo, pero igual sin olvido y en el fango del dolor; y esto puede tener consecuencias graves en nuestra existencia,  sobre todo  si es inducido por un corazón que está rebosante de rabia, dolor, resentimiento, ira, pasión…, pues estaremos actuando en el sentido diametralmente opuesto al que nos entrega y enseña Cristo.

perdón ante CristoPara nuestro Dios Liberador, el Cristo, el Perdón es un acto de gran Justicia y una purificación absoluta ante Él. Entonces, primero debemos reconocer que si los errores o aberraciones que hemos cometido son por inocencia o por negligencia. Un error por ‘inocencia’ es cuando no hay intención, cuando se comete aberración sin consciencia del mal, cuando se quería de corazón justamente lo contrario, hacer un bien. En cambio, un error por ‘negligencia’ es cuando existe la intención de causar un efecto determinado que a la larga ocasiona daño, incluso a sí mismo o cuando se tiene consciencia (y previo pensamiento) de que la acción es errónea. Para esto se debe realizar una reflexión retrospectiva, profunda y crítica, honesta y objetiva, de los hechos. Si identificamos ‘negligencia’ nuestra en ciertos hechos, debemos presentar ante Cristo nuestro Arrepentimiento profundo, en donde éste será verdadero si identificamos las Causas que motivaron nuestra errada acción, y sólo así nos liberaremos de nuestras Culpas. Si hubo ‘inocencia’ en otros hechos, basta pedir Perdón a quienes dañamos, o si no fuese posible, de todas maneras pedir perdón a Cristo con el compromiso siempre de nunca más cometer nuevamente los mismos errores. Para el caso en que hayamos sido víctimas de errores o aberraciones de otra(s) persona(s) sobre nosotros, con igual honestidad veremos si estamos dispuestos a perdonar, porque si eso no fuese posible al sentirnos profundamente dolidos o dañados, lo declararemos ante Cristo y entregaremos en Sus Manos el asunto, confiando en Su Justicia, y comprometiéndonos de igual forma a no volver más sobre el asunto.

Entonces, si todo se hace con total honestidad, alcanzaremos la verdadera Liberación que Cristo nos entrega, dejándonos Él definitivamente sin Deudas ni Deudores, es decir, Purificados. Y es justamente esto lo que Cristo quiere enseñarnos en la Oración dirigida al Padre, pues todo debe ser y entregarse en consciencia y por propia opción. Que no caigamos en la tentación de querer zanjar nuestros asuntos sin presentarlos ante Cristo, porque en el paso por la muerte sí o sí estos serán tomados en cuenta; pero si ya nos Liberamos… ya no serán considerados.

cadenas cortadas

El Sacerdocio de Cristo ofrece su Asistencia Espiritual para ayudarles y guiarles hacia esta Liberación ante nuestro Dios. Porque sabemos que las Culpas, el Dolor, los Resentimientos, las Iras, las Amarguras, etc., aún permanecen en muchas personas, pero que lamentablemente aún no logran romper estas ‘cadenas’ que los mantienen encarcelados. Estamos conscientes también que Dios se ha acercado en estos Tiempos a todos quienes han clamado Su Consuelo, y tienen la Buena Voluntad de ser fortalecidos en su fe. Reunámonos entonces en torno a la Oración, a la Meditación y la reflexión Espiritual de los Evangelios para acercarnos a Cristo… y no olvidemos que gracias al Arrepentimiento y el Perdón podremos presentarnos más purificados ante Él en Oración, y presentarle nuestras ofrendas. ¡Contáctenos!

SALUDOS DESDE ARICA

En marzo 18 de 2014 nace en Chile el Movimiento de Fe Crístico o Movimiento de Fe Carismático Evangelista, bajo la guía espiritual del Sacerdocio Bajo la Ley de Cristo. Actualmente en 2017 el Movimiento de Fe Crístico se encuentra activo y expandiéndose en Rancagua -Buin-Puente Alto- La Florida- Nuñoa-La Reina-Providencia-Las Condes- Estación Central- Santiago Centro (sector Plaza Bogotá)- Renca, Provincia del Aconcagua, Coquimbo, Vicuña, Tierra Amarilla-Vallenar, La Serena, Copiapó, Iquique, Arica, La Paz (Bolivia).

El objetivo con el cual nace y se fomenta el Movimiento, es investir la fe del creyente, es decir: poner a quienes se declaran seres de Fe en Dios Padre, en Cristo y en el Espíritu Santo frente a la coherencia con esta declaración, lo cual significa poner la Fe que se declara en acción, en Obra espiritual, en siembra, para que el día venidero permita recoger frutos que sin pretensiones de alzar una nueva religión, reúna a muchos creyentes de Fe verdadera en un Movimiento mundial que actúe con Poder de Oración, en profunda y real relación con Cristo como guía y conductor.

 

Hoy, a tres años del nacimiento de nuestro Movimiento de Fe Crístico, hemos avanzado desde la conformación de los primeros Círculos de creyentes unidos por su Fe hacia formas más activas de acción espiritual concreta, y según el Tiempo, que vertiginosamente avanza turbulento, Cristo nos encomienda dar un salto de calidad espiritual que nos ponga a la cabeza de quienes buscan respuestas concretas y demandan guía espiritual.

 

Hoy nos empeñamos en enseñar a quienes se sienten llamados a la coherencia espiritual, el sentido real de la Fe como condición esencial hacia la trascendencia; pero para entender este Sentido debemos dar cuerpo a la Fe, debemos aprender a transformarla en arma para combatir los efectos de la Tribulación que nos circunda. Hoy es tiempo de potenciar esta arma de combate y convertirla en Poder para transformarnos en guerreros espirituales activos para superar esta “realidad”, elevándonos y enseñando a muchos este Camino.

 

Existe un principio espiritual y moral en la Fe: ‘La Pertenencia’. La Fe se nos da y es nuestra responsabilidad fortalecerla, engrandecerla y potenciarla. La Fe es NUESTRO COMPROMISO y por sobre todo debe ser nuestra COHERENCIA de VIDA. Pero esta Fe nuestra es depositada en algo o alguien Superior que NO es de este Mundo: es ESPIRITUAL y es DIVINO. Y la Fe es el vaso comunicante entre Lo Divino y mi calidad de Persona Humana. Debo entonces identificar con altura y definición MI LAZO de PERTENENCIA con aquella Fuerza Espiritual, con la cual me uniré mediante mi Fe y mi Coherencia de Vida.

 

Ante LA TRIBULACIÓN y la maldad, estamos llamados a ser AGENTES del CAMBIO. La Fe es Poder si elijes y optas por Pertenecer a Cristo y seguirlo cual Dios y Gobernante. Y eso requiere saber usar las herramientas y armas que Él nos ha heredado, lo que nos obliga a ser personas COHERENTES con nuestra Fe y LEALES a Cristo en todo. Y si Tú eres un Agente del Cambio, un Combatiente Crístico, un Guerrero o una Guerrera EN Cristo… puedes reunir a otras personas de Fe que buscan salir del torbellino de este Mundo y conformar así Núcleos de Combate Crísticos, que con su FE VIVA moverán las montañas y avisarán a todo Ser en búsqueda de respuestas que NO ESTAMOS VENCIDOS;  y que la FE de la CERTEZA y la COHERENCIA de VIDA de quienes asumimos este reto y desafío trascendente, es la representación tangible y poderosa del Nuevo Sacerdocio del Cristo Vivo.

 

Así crece y se expande el Movimiento de Fe Crístico del cual te invitamos a ser parte activa. Así se conforman los Núcleos que hoy reciben enseñanza en la Oración de Fe que mueve montañas, las propias y las del Mundo. Así se forja el Nuevo Tiempo que preparamos para recibir a nuestro Dios, el Cristo, que ya se acerca para transformarlo todo y elevarnos a la Casa de Nuestro Padre que es el fin único de nuestra trascendencia.

Llamado a vivir la Fe del pueblo de Iquique

Cuando asumimos la Fe no como postura externa, ocasional o institucional; sino que la vivimos desde nuestro interior, dejando que se manifieste y fluya. Cuando junto con esto nos unimos a Cristo cuan referente real, con voz y voluntad en toda su potestad divina, y aprendemos desde esta plataforma a entablar un dialogo honesto y permanente con Él; entonces podemos decir que hemos entrado en un Camino espiritual ascendente desde el cual comenzamos a vivir la transmutación y algunos Estados de Gracia que no siempre comprendemos, o de los cuales  nos hacemos conscientes de inmediato. Pero sin duda será un paso vital en el camino de la Fe y un salto de calidad que nos pone frente al umbral de nuestra verdad interior, o dicho de otro modo: “la Voluntad de Dios en nosotros”

Vital es conocer y compenetrar en la meditación, la oración y el propio espíritu la Virtud de la Humildad reflejada en la mansedumbre no como postura, sino como fluir natural del espíritu que habita en nosotros y que somos. Sólo de esta manera la obediencia no cuesta y nos vuelve contentos de aceptarla, y el seguimiento a esta inducción se torna feliz y responsable por cuidarlo y mantenerlo. Y el Camino que es propio y personal, no se aparta de la huella de nuestro guía el Cristo y  nos hacemos parte de un solo sendero de Paz en el que confluye el caminar de muchos más que siguen esta misma huella.

Pero hay una condición ineludible y vital para que este camino espiritual no se convierta en dogma, ni en imposición intelectual o religiosa: El Discernimiento, que podría definirse como la conciencia superior, espiritual y vivencial del Camino que Cristo nos propone, que no es un andar en la ignorancia, ni obediencia ciega; pues si somos semejantes a nuestro Dios creador que es Espíritu, entonces nos asemejamos a esa inteligencia espiritual suprema y como tal podemos discernir y optar, y en el discernimiento hay comprensión, certeza y conciencia. Entonces Fe no es sometimiento e ignorancia ciega.

Ahora, si este grado de conciencia lo trasladamos a la vivencia de la Fe que declaramos y esta se convierte en acción coherente con lo que Cristo nos ha dejado como enseñanza y camino; y si no sólo declaramos las Bienaventuranzas de Sermón del Monte, sino que las practicamos y aplicamos en nuestras relaciones y en todo ámbito de nuestra vida. Si aprendemos a aplicar primero en nosotros y luego con los demás las claves del arrepentimiento y el perdón; si nos miramos y revisamos nuestro actuar con honestidad cada día y dejamos de juzgar al otro. Si en definitiva aprendemos a ser coherentes con la creencia que declaramos en Cristo y en nuestro Padre Creador  estaremos dando un salto de Fe que nos hará desprendernos de cosas añejas, muertas y pesadas que hemos arrastrado por años, que hemos tolerado y hasta atesorado creyendo que eran naturales, humanas y comprensibles cuando en verdad eran un yugo que nos encarcelaba. Por eso la Fe es liberadora si se vive y practica en coherencia y sólo de este modo es verdadera y sólo bajo esta condición es transformadora.

Esta es la Fe que podemos despertar en ti creyente que nos lees en esta página, o que nos escuchas en las plazas, calles y parques de Chile y Bolivia donde actualmente se levanta y crece el Movimiento de Fe Carismático Evangelista. Esta es la Fe real que mueve las pesadas montañas incrustadas en nuestra mente y alma, y que puede mover las externas visibles o no. Esta Fe es la que en estos Tiempos de Tribulación donde todo lo que parecía seguro y real hoy se tambalea, corrompe y destruye, nos sostendrá y nos abrirá puertas y condiciones para construir en medio del caos y la corrupción. Es la Fe en Cristo y con Él desde tu propio espíritu.

Si buscas una relación real, personal y vivencial con el Cristo que venció a la muerte y Vive, si crees en el Poder de la Oración y quieres aprender las claves para accionarlo en ti; si crees que la meditación te ayudará a alcanzar un Estado de Paz verdadera para conocer y dejarte guiar por el espíritu que en verdad eres y palpita en tu interior; si crees y buscas esta Fe como necesitas el aire que respiras, entonces llámanos y anímate a Vivir, a construir, y a conocer al Cristo que conocemos y cuyo sendero compartimos, humildemente para que muchos más también lo hagan.