PUBLICACIONES

EXHORTACION DE FE 

– RESTAURACION ESPIRITUAL de la FE EN CRISTO-

No la obra de Dios es la que se frustra, sino las obras de los Hombres.

No es Cristo quién cae al fallar en la fe: es quién cae de su coherencia de fe aquel-aquella que se aleja de Cristo y reniega de  su enseñanza y herencia.

 No hay error o negligencia humana que pueda confundirse con pecado: porque el yerro en el humano es parte de su imperfección, pero el pecado es la voluntad de quebrar la fe desde adentro y encubrir la bazofia interna con mantos de hipocresía y engaños.

Arde el templo de piedra y madera: y lo material que se destruye puede ser reconstruido por el Hombre. Sin embargo, al incinerarse la verdad y la coherencia que destruye la fe- y confunde a los rediles por causa de sus perversos pastores-: ¿cómo hará el-la inocente para salvar su fe y desechar al (lo) malévolo?

Ha llegado la hora de asumir la fe en Cristo en propia persona, bajo responsabilidad personal, y comprometerse con la coherencia y la verdad venciéndose incluso a sí mismo.

Ya no más la fe de redil que obedece a otros Hombres: ahora es el tiempo clave para ascender a la fe comprometida con la propia congruencia y la verdad puesta en acción de vida.

Es la hora de la liberación de todo amarre formal, político y mundano de las religiones, y optar por la religiosidad de la Coherencia de Fe; y elegir vivir en concordancia y congruencia con la doctrina que se proclama. O somos aquello que es nuestra fey somos exactos según declaramos en nuestra fe–  o no somos dignos de decirnos cristianos, Cristicos, seguidores de CristoJesús o parte de  la honesta cristiandad que se construye en Cristo.

Han caído las denominaciones; ya nada significa declararse católico, ortodoxo, cristiano-bíblico o descender a particulares formas de entender la propia iglesia.

El Tiempo de Tribulación por el cual transitamos está desnudando verdades ocultas; y secretos antes nunca sabidos y menos imaginables han mostrado su descarnada realidad; las naciones están desorientadas y los vulgares gobiernan con sus antiguos cánticos de discriminación e injusticia en el vano nombre de la justicia y de  revoluciones que nunca traerán lo nuevo sino lo oscuro de lo más rancio del pasado.

Y el Hombre en su individualismo y egoísmo ya no postula a la comunidad en su sentido más colectivo y solidario, sino que ha tomado la peligrosa vía descendente de la violencia, la confrontación, las guerras y la separación sectaria con su nefasta mentalidad tribal y cavernaria.

En esta hora crucial el planeta avisa su propio dolor y enfermedad, y se alzan voces anunciando que de seguir por la senda autodestructiva al final toda la humanidad será afectada, dañada y posiblemente diezmada. Pese a la evidencia hay quienes desde el poder y la ambición siguen su obra de saturación e intoxicación global.

¿De qué sirve la fe si el Hombre no se compadece de su propia casa? ¿Qué Ser de inteligencia media y sensibilidad minina destrozaría su propio hogar para saciar su enfermizo  ego y codicia? ¿cómo entender la fe mezclada con la indiferencia ante los males que destruyen nuestro propio entorno?

La fe hoy llama a ser vivida en relación con la Vida: y luchar sin medios términos por (para) conservar la vida, y dar a ésta la connotación de paz y de espiritualidad que realmente posee.

Mucho dinero se reúne en horas y en pocos días ante el icono incinerado en una capital central de Europa: una catedral en llamas debiera llamar a reflexión sobre los pecados de las iglesias. Sin embargo, ante la pobreza de millones, de la infancia rota por la guerra y la emigración forzada, no hay fondos que reparen tal azote, ni hay potentados  raspando sus ollas de oro para entregarlos a una justa causa: porque en ésta no hay bulla publicitaria que les resalte cuan magnos filántropos del mundo; ante la miseria de millones de seres vulnerables no hay urgencia, no hay emergencia, no hay sentido común de simple humanidad. Si fundiéramos las riquezas de los palacios y catedrales, y juntáramos el diez por ciento de toda la riqueza extrema en el planeta, y redujésemos la industria de la guerra para invertir en ciencia de paz: tendríamos más que suficiente para eliminar el hambre, dar techo a los refugiados, normalizar la emigración, y dar salud y medicina a quienes la necesitan… y sobraría.

Cristo nos llama a la verdad: y nadie que ponga su fe en Cristo puede negar la evidencia y la realidad.

Cristo nos llama a cuidar la infancia y no hacer mal a los niños y niñas – ‘porque a mí lo hacen’ (dice Cristo)– y cualquier nivel de degradación, de abuso, de maldad y daño a la inocencia es una afrenta a Dios, una abierta negación de Cristo, y una burda y abierta traición a la fe. Nadie que abuse de la puericia y candor de un ser humano en la plenitud de su inocencia puede ser asumido como ‘persona de fe en Dios, en Cristo, y en lo Bueno’: porque el (la)pervertido(a) es un (a) hijo(a) del mal, un ser de maldad, una persona cuya fe está puesta en los infiernos y el pecado.  Y sobre este aspecto vital nadie puede equivocarse: no hay error en el crimen cometido hacia la santidad de la niñez: hay voluntad de hacer mal, hay bajo instinto movido por un alma tenebrosa, hay decisión de negar a Dios y a Cristo en su propio nombre… ¡blasfemia!

La Tribulación seguirá su inexorable marcha: el combate entre Bien y Mal se encuentra en su momento histórico más agudo y frontal. Los (las) tibios(as) y relativos(as) serán usados y utilizados por el Mal, y vomitados por Dios.

Ya no es hora de titubeos y parcialidades sectarias y utilitarias: hoy es el día en que los seres humanos tomamos partido. Estar con el Bien significa luchar por el Bien Común, la Justicia y la Paz, el progreso y la solidaridad…incluso sacrificando lo propio.

Nunca el Bien –en sentido espiritual– ha significado ‘sólo mi propio bienestar’. Siempre el Bien- para lo espiritual y desde la fe – ha sido el Bienestar de todo Ser Humano sin distinciones y sin discriminaciones.

El Bien rechaza y se aleja de toda violencia y de cualquier manifestación de intolerancia y sentido nefasto de posesión (de una persona sobre otra persona). El Bien se opondrá siempre a todo nivel de esclavitud, sujeción y carencia de libertad. El Bien no acepta la injusticia, la expoliación, y la explotación de seres humanos. El Bien cree en el dialogo, en la unidad en la diversidad, en la convivencia de los contrarios y en la unidad en base a causas comunes.

El Bien se rebela ante la pobreza material y se esmera por sacar de la pobreza espiritual a quienes vagan por el oscurantismo. El Bien siempre abrirá el Saber, la información y la educación a todos por igual pues considera que la Libertad está en la posibilidad de Optar: y nadie opta en la ignorancia.

El Bien es cuna y tierra fértil para la salvaguarda del planeta y la armonía en y con la naturaleza.

Las personas de fe somos seres de Bien; y la fe puesta en firme terreno del Bien exige coherencia, congruencia, verdad y transparencia.

Caída la falacia eclesiástica del sistema mundano: tenemos nuestra fe sin tapujos ante nuestro Dios, con el fin de que sea Dios nuestro Juez.

Quemados los símbolos del pasado y superados los poderes de la mentira y de la hipocresía: ahora somos libres de dependencias embaucadoras, y debemos hacernos responsables de nuestra fe: ahora es el momento de los compromisos de fe para poner por obra la verdad que nos vive.

Los Cristicos hemos vivenciado este proceso de liberación desde hace 28 años. Y sabemos que no es fácil vencer las costumbres religiosas que ensucian y enturbian la fe y no  permiten la coherencia que Cristo nos impele desde su Palabra y Enseñanza.

Hemos batallado y no siempre hemos sido victoriosos. Sin embargo, hemos persistido y no hemos dejado de combatir en la fe. Y desde nuestra experiencia básica- y con la humildad que Cristo mandata a Los (Las) – Suyos y Suyas – ponemos al servicio de toda persona cuya fe ha sido depositada en Cristo, (cualquiera sea su denominación u origen eclesiástico, o nunca haya pertenecido a religión alguna), y que necesite la RESTAURACION ESPIRITUAL de la FE EN CRISTO: las jornadas de discernimiento de Fe para Restaurar Espiritualmente nuestra Relación con el Cristo Vivo.

Proponemos:  RETIROS de dos días (14 horas efectivas) /por ejemplo: entrada sábado antes de mediodía- salida domingo después de mediodía (tipo 14-15 hrs.)/ O Jornadas en Retiro de 8 horas: todo con el propósito de compartir ORACION y MEDITACIÓN Cristicas, y recibir con amplitud de mente y buena disponibilidad de corazón la Doctrina del Plan de Salvación que nos abre nuevas avenidas para nuestra fe en el Cristo Vivo.

OFRECEMOS: reuniones y conferencias explicativas para concordar la asistencia programada a los Retiros.

¿Qué pedimos?: que las personas interesadas asistan con disposición de paz, con apertura de mente y buen corazón. Que sean personas con fe definida en Cristo. Que abandonen sus banderas eclesiásticas al momento de asistir (pudiendo recogerla después si así lo quieren, o no hacerlo si así lo deciden, y/o pasar por la propia cavilación y discernimiento libre, personal y espiritual todo cuanto escuchado y vivido) y se dispongan a  participar con Espíritu y con Espiritualidad.

¿Qué queremos?: compartir una vivencia de años que creemos será realmente luminosa para quienes buscan reforzar su lazo de fe con el Cristo Vivo.

¿Quiénes somos? Una Entidad Cristica, carismática, evangelista y con mirada universal que trabaja en Chile desde 1991. Inscrita en el registro legal (desde el 2001) con Personalidad Jurídica Rol n° 00068. Con sacerdocio debidamente reglamentado. Promotores desde el año 2012 del ‘Movimiento de Fe Cristico’ en cuyos Círculos son abiertos a toda persona de fe en Cristo. Con acción Misionera Territorial en  San Fernando; Santiago y zona Metropolitana; Aconcagua; La Serena-Coquimbo; Copiapó-Tierra Amarilla; Iquique; Arica; La Paz (Bolivia); con Acción de Socorro (Hermandad de socorredores y socorredoras) en Santiago, Valparaíso, La Serena-Coquimbo, e Iquique

Interesados-as: asistan a las reuniones y conferencias informativas previas.

Para información y para descarga ‘Manifiesto La Revolución de la Fe’ en: www.elgranfundamento.org

Por este portal se accede a ‘revista oficial del sacerdocio’ y diversos blogs del sacerdocio.

Para reuniones informativas dirigidas (grupos ya constituidos) o solicitar encuentros previos: Correo restauraciondelafeencristo@gmail.com

En, Con y Por Cristo, Dios Salvador

Sacerdocio bajo la Ley de Cristo

(Entidad Carisma, obra sacerdotal para consagración del creyente)

Ser Crístico-a de verdad

-Así entendemos La Revolución de la Fe-

  Lo Cristico no es otro modo de nominar la religión de la cristiandad ni es un subterfugio para encubrir al cristianismo tradicional. Cristico es: El Sentido y La Forma de entender y Vivir la vida desde una Visión Espiritual, Macro Cósmica, y Universal; cuya base sustentadora es el Logro de la Sabiduría; y desde esa plataforma de Sabiduría la persona de Fe postula a pensar –y pasar por esta existencia– cumpliendo el rol y misión ‘según la índole o Voluntad Creadora’ que viene integrada –cuan información trascendente– en el Espíritu que Mora en todo Ser Humano. Este alto propósito de vida lo colocamos bajo la COHERENCIA de FE que Cristo, el Dios de los Hombres y de los Ángeles, inviste con Certeza en su Enseñanza, Evangelios y Mandatos. Para que la Palabra no sea solamente teoría, y para que la doctrina no deje de constituir un pilar de sostenibilidad para la Coherencia de Fe, los-las Cristicos-as nos esmeramos, luchamos, para que nuestra existencia pasajera – de paso por esta forma de vida terrenal– obtenga el Sentido real y profundo de la Resurrección y de La Vida que Cristo representa:  Vida superior a esta existencia carnal y mundana. De este modo entendemos que: para un Ser Humano que postula al Logro de Fe es urgente procurar la plenitud de: ‘Ser Espiritual antes que Carnal’. Es decir: el mejor Ser Humano será, de todos modos y formas, aquella persona que alcanza la Visión Cristica de esta Micro realidad en la cual nos movemos, y actúa en coherencia con esta Macro Visión que nos entrega el Cristo Vivo. Este Sentido NO es diferente a la propuesta de Santos y Sabios, que, por medio del Oráculo de Sabiduría del ‘Canon de las Mutaciones’ (Libro de los Cambios) ( I Ching), nos abren una senda hacia Lo Superior recorriendo ‘el Camino Medio’ con la Coherencia aplicada de las 8 Virtudes. Este Sentido no es distante de mucho de aquello que nos enseña y propone el budismo Mahayana y las enseñanzas del Shakyamuni en sus Sutras- especialmente el Sutra del Loto-. Podemos hallar esta hebra magnifica siguiendo en coherencia y en vivencia las enseñanzas del maestro Lao Tsé. Hallaremos este Sentido en todo Camino Místico, verdaderamente carismático y de rigurosa disciplina Espiritual que postule a la Luz y a la ruptura con el oscurantismo. La Sabiduría es el pensamiento de Dios y sus Formas de concebir la Creación. Cuando el Hombre (varón y mujer por igual) logran ‘pensar y concebir la realidad’ desde la Visión divina (Macro): entonces las puertas del Reino se abren, ante su Conciencia, como un pétalo de flor que muestra su corazón de oro. Cristo es Dios Vivo, tangible, Conductor y Guía que ofrece al Ser Humano una Alianza Espiritual para que el Hombre (varón y mujer por igual) ‘SALTE’ -del Microcosmos que lo esclaviza y empequeñece- al Macrocosmos de la Confianza y la Fe de la Certeza…para romper con la vida temporal, y entrar de una vez en la Vida Superior para la cual fue creado el Hombre con Espíritu de Dios habitando en su interior. Este ‘SALTO’ es incondicional, en donde sólo la Fe de la persona le sostiene en su viaje a la Vacuidad… en donde hallará la ‘otra realidad’: la verdadera. ‘Yo Soy la Verdad y La Vida’- decreta la autoridad de Cristo Dios: y Él no miente. Siempre será un asunto primordial de COMPROMISO de FE y de DISCIPLINA ESPIRITUAL. Y esta prioridad siempre será personal, voluntaria y de libre opción.  Nadie está obligado. Pero como en toda existencia orgánica: también los Caminos de Dios exigen entrar en un Orden existente. Y según esta realidad –en cuanto todo cuerpo orgánico está sujeto a un Orden según su naturaleza– hubo perversa utilización de este orden, y unos cuantos sacerdotes y un rey en decadencia, en Roma, en el cuarto siglo de nuestra Era, han levantado poderes del Mundo bajo estructuras eclesiales, organizaciones mundanas con verborrea mesiánica, y falaces autoridades mundiales que deben someter para gobernar desde la esclavitud y la ignorancia. Porque se ha usado el Sentido de Orden Orgánico que posee el Reino de la Luz y la Creación, para imitar y tergiversar el Sentido Espiritual y Trascendente: travistiéndolo y cambiándolo por la superstición, la superchería y los cultos de baja emocionalidad, y las estructuras comerciales y de mercado que son, en su práctica, los consorcios religiosos.   Así, también, el despertar de la justa rebeldía ante la Apostasía que degenera el Sentido y la Esencia de Lo Espiritual muchas veces ha conllevado a otros extremos de insalubridad doctrinaria: al sectarismo, a la propuesta del aislamiento y de un falso comunitarismo que rompe- o intenta quebrar- los procesos de Conciencia cambiándolos por sujeción, y una forma tribal de sometimiento colectivo. Lo Cristico no constituirá jamás una religión, bajo el estricto significado de aquello que hasta hoy se entiende por ‘religión’; y no alzará una ‘iglesia’ según los cánones eclesiásticos ya obsoletos’, ni nada similar; y menos postula al retraimiento y reclusión sectaria. Su propuesta es simple: que de la luz espiritual de una persona se irradie iluminación -y sabiduría- dirigidas a muchos y muchas que – a su vez- buscan el Camino de la Conciencia y de la Fe de la Certeza. O sea: de una persona recorriendo el Camino Espiritual y con una practica básica de espiritualidad nazca, –por Testimonio y por ofrecimiento de COMPARTIR-, una RELACION de Construcción MUTUA en donde cada integrante se hace responsable de su propio combate, y se une a iguales en la Fe para RECIBIR y Practicar el Principio Creativo de expandir la Luz por Coherencia de Vida. Cristo nos devela Su Nuevo Sacerdocio: hombres y mujeres según su Espíritu y Espiritualidad, su Coherencia de Fe, y su Disciplina en la acción de Vida. Reconociéndonos en La Gracia y asumiendo a Cristo como a Nuestro Dios Conductor. Un Sacerdocio para expandir la Luz del Reino y ser la digna representación de la Coherencia, el Servicio, la Fe y la Siembra espiritual para que muchos-as creyentes se Consagraren bajo el COMPROMISO con DIOS. Los grandes escollos: 1. la costumbre religiosa que por inercia va deformando la Practica Espiritual para caer en el Formalismo y en el acto hipócrita; 2. la impaciencia y falta de sabiduría que no espera a adquirir una Base Espiritual solida-mediante la autodisciplina de la Oración, La Meditación, la lectura y el Discernimiento- y pretende erróneamente- desde  conceptos aprendidos al margen de Lo Espiritual (mundanos) – ‘interpretar’, ligeramente,  lo divino, lo sabio, lo Espiritual… a Dios; 3. el EGO que llama al ‘control’ según lo viejo apegado a lo mundano, motivado por la oscuridad psíquica y emocional, o haciendo palanca en el intelectualismo de la mente artificial… todo lo cual, finalmente, se opone a Lo Espiritual ( es decir: la resistencia a Dios); 4. el MIEDO: que es el resultado de lo más tenebroso habitando en uno mismo; 5. La mala DUDA: que es la forma de sobrevivencia del Ego y la manera de hundirse en el relativismo y el descompromiso; 6. La CULPA: que es la peor tara inoculada por las religiones a través de los siglos;  7. El ESTADO DE IRA: que es herencia nociva y tenebrosa antigua que concibe la supervivencia como ‘la bestia’ que debe subsistir en base a la violencia, e incentiva El Litigio, la rencilla, y los estados de tensión permanente con tal de lograr un supuesto ‘estado de caos’ y división que permita cosechar algún beneficio muy propio y no declarado. Estas condiciones humanas tienen su causa: en el Camino Espiritual, Cristo nos devela dichas causas. Pero lo Cristico, como toda Sabiduría divina, no incentiva la confrontación, ni se opone al Mal con las armas del Mal; y enseña a no caer en la violencia y en la Ira; ni juzgar desde lo subjetivo y emocional; y menos considerar, a quienes usan las herramientas erradas, como a ‘enemigos’. El Desapego en Lo Cristico es entendido bajo la Visión de que TODO HOMBRE (varón y mujer por igual) es Libre de optar; pero para que la ‘opción sea libre’ es fundamental ‘romper la ignorancia’. No hay libertad en la ignorancia. Y tratándose de Camino Espiritual y Sentido de Fe: hablamos de la ignorancia o sapiencia sobre asuntos Espirituales y de Fe. Entonces, hay Desapego porque no hay Juicio desde lo Subjetivo y Emocional: si no más bien hay un empeño de Visión serena, quieta y Objetiva, asentada en el tiempo y el No Hacer, que entregan al fin una Mirada de Alturas sobre los hechos y la micro realidad. Y tal logro permite que NUNCA los asuntos humanos sean ‘personales’: sino que siempre sean …humanos… y caben en los márgenes del comportamiento que no logra romper con la esclavitud de lo temporal, carnal y mundano.  Por el contrario: hay Apego (a cosas, a personas, a situaciones, ideas, formas de ser y de pensar) porque hay una antigua dependencia tribal o de clan que debe desenvolverse en concordancia con la competencia y la lucha por la superioridad, según los ánimos del dominio y prevalencia, incentivado, promovido y empujado por  la pretensión- consciente o subconsciente–  de lograr la sujeción tiránica: cuyo propósito es la imposición del propio ego cuan centro motor unilateral de un núcleo inerme que se somete sin camino propio. A esto el Mundo llama ‘seguridad’. Cuando se ha superado el Estado de Ira, y se ha identificado a la sombra del Ego y sus trampas, y se logra una mínima plataforma de Visión Macro: entonces el Desapego entra naturalmente, sin grandes aspavientos: y al inicio, la persona vive el temor de principiante: de que quizá esté cayendo en el egoísmo…porque ya no dependemos de otros, ni queremos que otros dependan de uno… pero, sin embargo,  NO dejamos de compartir la Luz Espiritual que conocemos, y  a su vez somos rigurosos en el Orden Espiritual que disciplina a nuestro Nuevo Ser. Entonces lejos estamos del egoísmo.  Sólo que ahora somos libres de toda ‘sujeción tiránica’. Eso, el Despego, desde quién no ha superado lo mundano y no ha iluminado su subterráneo psíquico, aparece como algo inoperable, ‘frio’ y ‘falta de amor’. Porque se ha entendido y concebido ‘el amor’ como a un conjunto amplio y arbitrario de sentimientos y emocionalidad humana que puede no Crear nada bueno, e incluso fomentar las dependencias y el aniquilamiento del ser en su Esencia… y/o en su manifestación más sublime pudiere empujar a dar la propia vida por otro ser, o entregarse en el sacrificio por una causa elegida… pero ese ‘amor’ humano es un EFECTO derivado, y no es CAUSA de CREACION.  El Amor de Dios es CAUSA de CREACION.   Cristo nos enseña ‘Amar como el Padre os Ama’ ‘Amar como Yo- Vuestro Dios- os amo’ Es decir: para entender el Amor de Dios, de Cristo, de la Creación: debo antes despojarme de todo ‘amor según los sentidos’ para, por Espiritualidad y Sabiduría, Vivir el Amor Creativo…que es CAUSA y no ‘efecto’.  Los efectos provienen de una causa. ‘Amar sustentado en una causa’ – para…por…- conducen a un modo de entender y vivir ese sentimiento: a eso llamamos ‘efecto derivado’. Dios, Cristo, no requieren ni de sentimientos, ni de causas, ni de ‘por’, ni de ‘para’: Dios ES AMOR y por consecuencia…CREA. Se puede entender la dificultad para comprender esto: porque la Apostasía bajó a Dios a una calidad humana y de simple Hombre que jamás tuvo, y se puso al Hombre cuan centro del universo, y a este Mundo como perla del Reino de Los Cielos: en condiciones que la Creación es mucho más que este Mundo, y el ‘Reino de Dios no es de este Mundo’. Y el Humano de esta tierra no es la única estirpe Adámica posible existente. Si alcanzando la manera en que Cristo entiende el Camino de Vida y sus propósitos Trascedentes,  yo,… por ‘amor’ a una idea propia, a mi ego, al apego de lo mundano que no desecho, a los afectos humanos que se muestran contrarios y opuestos a mis opciones espirituales, y/o por apego a mis ‘estados de ira’,… desechara lo de Cristo; y habiendo roto la ignorancia simplemente mando al trasto aquello que atenta en contra de mi conveniencia y mi plan individual… y apuesto a lo contrario; y haciendo aquello, tomando esa resolución, auto calificase tal litigio y decisión como ‘un acto de amor propio’; y según esa contradicción acusara yo  a Cristo y al Camino Espiritual de ‘déspota’ y de ‘atentado a toda libertad humana’: ¿estaría aceptando el Amor de Dios, tal como lo debo asumir desde Lo Espiritual? o ¿estaría optando por mi concepto de amor humano según mi egoísta conveniencia? Desde la Visión Objetiva de lo divino y Espiritual, el acto puesto como ejemplo sería la maniobra más violenta en contra del propio Espíritu, y por ende es lo opuesto y contrario al Amor que Dios ES. Porque bien pudiera yo renunciar a la Trascendencia propuesta por Lo Cristico, o no aceptar, ahora sabiéndolo, el Camino que Cristo propone: y estará en mi Opción y Libertad desechar con honestidad la luz que ha roto mi ignorancia en este plano; pero como Humano Logrado NO PUEDO descender a la bestia que reniega con violencia y vulgaridad una propuesta superior. Eso me haría un ‘indecente’, una ser sin moral, y un paria. El Amor Creativo, de suyo,  me inducirá a poner en Manos de Aquel que me abrió las puertas al Cielo todo lo que sin pedir nada me fue entregado sin coacción ni dominación: y agradeciendo la Luz recibida será mi deber personal sostenerme en el Camino Medio (más arriba que el común de los Hombres, más abajo que el Camino a la divinidad) Y desde ese Camino Medio, al menos, ahora seré un Hombre Logrado que cultiva La Virtud como un acto permanente de Coherencia de Vida. Eso es ‘Amor Creativo’. Lo otro es Ira entendida como ‘el amor’ concebido por los demonios. El Amor Creativo nunca renuncia a Lo Logrado, y siempre rehúye de todo aquello que lleva a la persona de bruces hacia los abyectos abismos. El Amor Creativo puede desistir del Cielo: pero jamás dimitirá de su superioridad lograda, y de su espiritualidad alcanzada. Una vez rota la ignorancia: no querrá regresar al oscurantismo de los cadalsos. Lo Cristico puede conducirnos a la deidad. Pero con sólo entrar en sus bases y esencia: ya estamos subiendo la escala de la Sabiduría. Cualquiera sea el peldaño en que nos quedemos: nunca debemos descender del valor que ese tramo significa. En eso consiste la opción de la libertad. Porque renegar de la Libertad en la Fe y en la Espiritualidad para regresar a los avernos personales y colectivos también es una opción: pero no por la libertad…sino por la ‘amada esclavitud’. La esencia de Lo Cristico se vive sobre la base de la Dignidad. Y el primer acto de Dignidad es Amar los Logros Espirituales para intentar toda la Sabiduría posible. No importa dónde nos estacionemos, o adónde elegimos detenernos: lo vital es NUNCA renunciar al Valor Logrado; y en lo Alcanzado aspirar a la mayor Sabiduría que nos sea viable. No todos-as estamos preparados para alcanzar Las Alturas: aunque Lo Cristico es el camino al corazón del Reino. Y todos-as podemos iniciar esta senda de Coherencia de Fe: está abierta para quién busque las respuestas que iluminen su existencia y rompan la ignorancia. Lo vital, lo primordial, el Principio de Coherencia irrenunciable debe ser, firme y con convicción: que no importando adónde llegue, o hasta dónde me alcance el tiempo, o dónde decida quedarme…lo Digno será siempre nunca regresar a lo que ya no soy, y atesorar el Yo Soy que ahora es superior a todo lo anterior. En eso consiste el Camino Cristico. Y son estos valores, y este Sentido, aquello que hace a la persona Cristica de verdad. Así entendemos: LA REVOLUCION de la FE.